Desde hace más de 10 años, el éxito de los jobboards se basa en dos empresas bien identificadas.

El primero consiste en poner a disposición una base de candidatos que buscan un nuevo puesto o que están al tanto del mercado laboral. Ese tipo de ofertas tiene un buen desarrollo y el servicio es eficaz, gracias a los sistemas de alertas de las plataformas : se informa al contratante en tiempo real si un CV que corresponde a sus criterios acaba de ser añadido en la base. Entonces el contacto con el candidato es imediato. Este servicio da un verdadero valor a los contratantes. Pero hay que pagar este servicio : unos 10 euros al año para los leaderes del oficio, CVaden y Monster. Se puede pensar que este modelo perdurará un cierto tiempo, ya que los candidatos siempre necesitarán un lugar donde enviar su CV para informar a los contratantes que están en búsqueda o a escuchas del mercado laboral, con discreción. Es por eso que las redes sociales profesionales (Linkedin, Viadeo) tienen dificultad por transformar su modelo ya que es imposible para un contratante saber si los perfiles están a escuchas del mercado laboral o no. Por eso se pierde mucho tiempo en contactar numerosos perfiles antes de encontrar candidatos disponibles.

El segundo negocio es la publicación de anuncios. Con el desarrollo muy rápido de esos jobboards, los periódicos papel vieron desaparecer en algunos años su servicio de anuncios de trabajo, reemplazados por los nuevos medios en página web. Monster abrió el camino . Desde 10 años, ese modelo dió prueba : para un jobboard hay que pagar unos 100 euros por anuncio, coste justificado por la audiencia de la página web, es decir los visitantes únicos de la página web.

Ahora bien, vivimos una verdadera ruptura con la madurez de los motores de anuncios. Esos motores de búsqueda son simples, indexando todos los anuncios disponibles en todas las páginas web de empleo. El que llega a más resultado y leader del mercado del trabajo, indeed, fue comprado el fin de semana pasado por el dirigente japonés Recruit por 1 miliario de dólares. Indeed es ahora en Francia la tercera página web de empleo más visitada trás Pôle Emploi y Regions Job. El servicio permite al internauta visualizar todos los anuncios de trabajo del mercado, gracias a palabras claves mientras que antes se tenía que ir en cada página web. Los jobboards no pueden marginarse, negándose a figurar en Indeed. Ven entonces sus anuncios(pagados por los clientes) al mismo nivel (o aun peor posicionados ) que otros anuncios publicados en páginas webs gratis. Por ejemplo, la plataforma de contratación digital Beetween permite multi difusar gratis ofertas de trabajo hacia esos motores de búsqueda. El trabajo realizado con esos motores garantizan una buena visibilidad al anunciante, y muchas veces, un mejor posicionamiento que un anuncio que hay que pagar.

Entonces ¿ Por qué pagar un jobboard para un anuncio ?

por Christophe Dacre-Wright, cofundador de Beetween, 9 de octobre de 2012

Suscribirse a nuestro boletín de noticias